La convergencia de los medios como encrucijada tecnocultural

La convergencia de los medios se dice de muchos modos ,e implica una articulación de numerosos soportes, formatos digitales, interfaces, servicios, etc. epitomizada en las computadoras personales hoy casi en extinción, las tabletas y sobretodo los móviles.

Se trata de un proceso que viene incubándose desde hace décadas y que tiene en un autor y libro proféticos a su primer detector. Bajo el paraguas del término convergencia Ithiel de Sola Pool, fundador del departamento de ciencia política del MIT, escribió en 1983 el libro Technologies of Freedom. Partiendo del estudio de las propagandas nazi y de la comunista entrevió la relación entre comunicación y política, y la consecuente difuminación de líneas entre los medios -incluyendo los bidireccionales como el correo, el teléfono y el telégrafo- y las comunicaciones de masas, como la prensa, la radio y la televisión.

Décadas antes de que las industrias se fusionaran, de que los soportes se derritieran, y de que el paisaje mediático cambiara drásticamente inventando generaciones (X,Y, mileniales), licuando certezas de siglos acerca de los soportes y los contenidos, la convergencia (no sólo tecnológica y económica, sino fundamentalmente cultural), reinventa audiencias y modifica nuestra comprensión de los procesos de socialización, alfabetización y aculturación a escala planetaria.

Como todo proceso tecnocultural la convergencia no siguió un camino lineal. A diferencia de lo que se creyó utópicamente a principios de los años 90, cuando parecía que todo, diarios, TV, radio, cine iban directo hacia las computadoras como único puerto de consumo, no fue así.

Henry Jenkins, el mas grande teórico de la convergencia actual lo deja mas que claro: “la vieja idea de la convergencia era que todos los aparatos convergirían en un aparato central que haría todo por ti. Lo que hoy estamos viendo es el que hardware diverge mientras el contenido converge“.

Entre tanto buscando entender el proceso de convergencia se acuñan neologismos como prosumidores, aca(démicos)-fans, ecólogos mediáticos, transmedia, buscando ir mas allá de la constatación importante, pero ya trivial, de que los consumidores empiezan a producir masivamente contenidos, sino de que el consumo (además de servir para pensar como insiste Néstor García Canclini) es un proceso colectivo, y que como dinámica cultural rediseña y redefine a las tecnologías.

Como bien dice Pablo Mancini el punto de quiebre de la convergencia de medios no es sólo que los consumidores producen información, sino que procesan y metabolizan en forma colectiva los contenidos que circulan por una multiplicidad de soportes, dando lugar a formas de lectura poco exploradas, poco lineales. A través de un proceso de acumulación que ya lleva décadas estallan modos de escritura y de lectura inesperados y sorprendentes que encuentran en la etiqueta #transmedia una primer vía de acceso.

Pero no se trata sólo de teorías y conceptos. La convergencia de medios es también y sobretodo convergencia de industrias. En la mayoría de los países asistimos a la creación de enormes carteles o monopolios en condición de articular la diversidad de estrategias, modelos de negocios y capacidad de producción trasmediática, forjando paisajes culturales homogéneos, mercantilizados y narcotizantes. Algunos Estados responden con leyes antimonopólicas de dudoso impacto, otros hiperpolitizan la esfera mediática, arrasando de paso con la disidencia y la diversidad.

Mientras tanto bulle por lo bajo una proliferación incesante de medios independientes, pequeños, ágiles, una guerrilla comunicacional, que aprovechando cual yudokas los intersticios y contradicciones que genera la guerra entre los viejos medios y los nuevos canales y plataformas (Youtube, Google, Amazon, Facebook) enfrentados con ellos a muerte, aprovechan para explotar la cara complementaria de la convergencia que es la divergencia,

Henry Jenkins insiste en que la cultura de la convergencia es el big bang de los medios (tradicionales). En la era de la morgue de soportes y del cementerio cada vez mas poblado de herramientas nuevas hasta ayer, pero obsoletas hoy, proliferan alternativas, experiencias, innovaciones, un caldo de cultivo para la emergencia de mil flores comunicaciones nuevas. Ningún medio mata al precedente. La TV como medio no va a desaparecer, los diarios como medio tampoco, pero tampoco subsistirán tal como las conocimos y como fuimos (de)formados por ellos.

En síntesis la convergencia global de medios pasa hoy por un estado de fluidez como nunca antes, Y consiguientemente nuestras identidades, deseos, expectativas, modelos de futuro y conciencia de nosotros mismos están viviendo un proceso acorde. Leyendo “retroprogresivamente” la historia no se trata tanto de un cataclismo ético o moral (como los defensores de la cultura de Gutenberg y Marconi unidos suponen), sino de un momento magmático donde la noción de “hackeo” (reinvención) arrasa con todo y todos.

Si no resulta tan fácil hacer un veredicto ecuánime de los pros y de los contras de la convergencia mediática, de quiénes ganan (y qué ganan), y de quiénes pierden (y qué pierden), en este presente móvil es precisamente porque la reconfiguración medíática es ipso facto reconfiguración del carácter, y de la idea misma de socialidad. Nuevos medios (convergentes/divergentes) generan nuevos seres (a)sociales.

Pero si aun no sabemos qué figuras de la interacción social (mas o menos democráticas, mas o menos autocráticas) derivarán de la convergencia en curso, y hasta qué punto las arquitecturas mediáticas bajo diseño lo serán de la libertad o de la opresión, lo que no podemos ignorar es la diversidad, riqueza y enorme cantidad de opciones expresivas y comunicaciones abiertas por estos procesos.

En todo el mundo proliferan los creativos culturales, cada vez mas se habla de economías de la abundancia ¿Será?

Comentarios

  1. La convergencia de los medios como encrucijada ...

    […] La convergencia de los medios se dice de muchos modos ,e implica una articulación de numerosos soportes, formatos digitales, interfaces, servicios, etc. epitomizada en las computadoras personales hoy casi en extinción, …  […]

Deja un comentario